Dormir tranquila

Dormir tranquila

Relato de la semana para Creativos en Otoño. Pista: «La mejor vida no es la más larga, sino la más rica en buenas acciones». Marie Curie

20 de Octubre de 2023

Me ha salido todo al revés, todo mal, y no es justo, abuela, ¡no es justo! Porque yo me he portado siempre bien con todos, lo mejor que he podido, lo que tú me decías: haz lo que debes, no lo que sea más fácil, sin que te importe que se sepa, ni esperes que te aplaudan, porque eso siempre, siempre, te dará recompensas, y la mayor de todas: dormir tranquila. ¿Te acuerdas de las veces que me decías eso, aquí en esta mesa camilla, merendando la leche y el bizcocho que me hacías? pues mira, empiezo el recuento…

Mi compañera de instituto, la que me entretenía con que le pasara los apuntes y encima me copiaba en los exámenes, aquella tan burra y tan borde, pues ha sacado unas oposiciones y me llamó para contarme lo bien que está, oye, en la gloria, haciendo sus horas, sin preocuparse de nada, ni siquiera de hacer bien lo poco que hace. La que compartió piso conmigo en la facultad y se quedó con mi novio, ¿te acuerdas de esa? pues ya van por el tercero, y no me digas que no les espíe por el fisbuck ese, que tú dices, porque sabes que no lo puedo evitar, aunque sea para que se me lleven todos los demonios. El otro novio, el que tuve después, el que me pidió tantas veces que le apoyara en su maravilloso proyecto aun a costa del mío, pues vendió la patente y está viviendo en Nueva York, adonde no me pidió que le acompañara porque tener una relación seria iba a ser un lastre para su carrera. ¿Te cuento más, abuela? ¡Porque las tengo a montones! Con mis colegas y hasta con mis hermanos. Tú me decías no sé qué de una vida larga, y de buenas acciones, y es mentira, ¿dónde viste eso, en el calendario de la parroquia? Por que vamos, ¡se ha lucido!

Estalló en lágrimas rabiosas, mientras su abuela, amorosa como siempre, revolvía el cajón de la alacena y le ponía delante un libro azul a rayas de colores, muy gastado, que le hizo atragantarse con el café.  

Esa frase salía aquí, en tu libro de química de 8ª de EGB. Y cuando me dijiste que ibas a estudiar ciencia como esta señora, porque te había impresionado conocerla, te lo guardé. Yo de fórmulas no sé nada, cariño… Pero de dormir tranquila… ¡de eso sí!.

¿Me cuentas tú?

Escribe un comentario