El futuro es ahora

El futuro es ahora

Relato de la semana para Creativos en Otoño. Pista: «El futuro depende de lo que hagas hoy». Mahatma Gandhi

10 de Noviembre de 2023

Cada vez que he llegado a una cima, me lo he preguntado. Cada vez que me cuesta respirar, que cada paso lo doy con todo el esfuerzo de mi cuerpo y de mi ánimo, me lo pregunto: si era aquí adonde quería llegar, si era aquí adonde quería estar, en este momento. Miro atrás y me doy cuenta de que cada decisión, por pequeña que fuera, era un sendero infinito que se bifurcaba constantemente, obligándome a elegir. Quizá sea eso la vida, escoger opciones que parecen pequeñas, pero que llegan a determinar acciones muy grandes. Escoger el edificio donde vas a formarte en los años fundamentales, escoger los amigos que te arroparán en el camino. Escoger una compañía leal, que no suelte tu mano ni cuando el camino se estrecha junto al precipicio, y las nubes negras amenazan tormenta. Escoger dónde arañar la tierra para asentar las raíces que seguirán creciendo cuando ya no estés.

 Cada vez que la mochila me pesa recuerdo tus ojos, brillantes y enormes, dándome el ánimo que tantas veces me ha abandonado últimamente. Cada vez que me paro, en medio del sendero, analizo una y otra vez todos los pasos que fui dando hasta llegar aquí, y me pregunto, aunque sea inútil, cuál hubiera sido mi vida si en cada bifurcación hubiese tomado el camino opuesto al que escogí. Aquí estoy, le digo a los pájaros que me vigilan, a las ardillas que me observan curiosas, a las criaturas que habitan los bosques que pateo sin cesar, constantemente huyendo de mí misma, aquí estoy, ésta soy yo, el resultado de todas y cada una de las decisiones que tomé, unas muy grandes, a ojos de todos, otras que resultaron serlo, camufladas detrás de su insignificancia aparente. Y cuando llego arriba, cuando lanzo un grito de victoria al toparme de frente con las nubes, cuando el mar queda allá abajo, esperándome, sabiendo que volveré a bajar para refugiarme en él, lanzo las únicas preguntas que puedo hacerme ya, a estas alturas, cuando me niego a rendirme: hacia dónde quiero ir, quién quiero que me acompañe en esta nueva etapa, si las raíces me pesan demasiado como para abrir las alas, y tus ojos siempre me responden, como dos faros que no permiten, nunca, que mi camino se quede a oscuras, y sé que ahora me la juego, que ya no puedo permitirme el lujo de dar vueltas y vueltas por el bosque, que esta vez tengo que acertar el camino, que lo que viene, lo que va a llegar, ya ha empezado, hoy mismo, con cada paso que estoy dando.

¿Me cuentas tú?

Escribe un comentario