El mejor souvenir del verano

El mejor souvenir del verano

Relato de la semana para Creativos en Verano. Pista. la hormiga Miga se ha venido en mi maleta

8 de Septiembre de 2023

La descubrí ya en casa. Había llegado muy tarde, pasada la madrugada, tan cansada, que aparqué la maleta junto a la lavadora y procedí al ritual de siempre: hacerme un té de bienvenida pensando solamente en sentarme en mi váter, ducharme en mi ducha y desplomarme en mi cama. Ah, esos tres elementos sagrados que, por lujosos que sean los hoteles y por bien que te lo hayas pasado, hacen que suspires y digas, ya estoy en casa, sana y salva y feliz. 

CASI ME AHOGO, oí al día siguiente, al abrir la cremallera, y di un respingo, asomándome al patio de luces, pero todo parecía en orden y además la voz estaba demasiado cerca, así que me agaché, sacando con cuidado la ropa hasta que la encontré, aspirando el aire a bocanadas y mirándome con reproche.

Suelta la zapatilla, gruñó, ni que fuera una araña, y yo me senté en el suelo, aliviada de que no fuera ninguno de los horribles bichos con los que había tenido que lidiar en todas partes, con tantos sobresaltos que se me habían quitado las ganas de países exóticos por tiempo indefinido, así que respiré hondo y le puse agua en una tacita de café, en la que se sumergió enseguida, yo también me baño, qué te crees, me soltó, y, sin tener ni idea de lo que ofrecerle, le corté una hojita de albahaca, para que fuera picando algo hasta que nos conociéramos mejor, porque estaba claro que pensaba instalarse.

Yo te he visto en algún sitio y con tanto trajín no caigo, le dije, y ella se echó a reír, señalándome la guitarra que había guardado cuidadosamente en la funda de mis gafas de sol. Pues claro, me dijo, hemos compartido el baño de tu camarote y creías que la melodía que oías era el hilo musical del barco, qué risas contigo, de verdad, para viajar tanto como dices eres un poco pardilla…no pongas esa cara… ¡sí, llevo contigo desde el crucero! la cosa es que ahora fumigan los barcos y los desinfectan y es mala época, así que nos vamos repartiendo, ¿y por qué me has elegido a mí? le dije, asombradísima, y Miga me guiñó un ojo: ¡porque fuiste la única que no te ponías reguetón!.   

¿Me cuentas tú?

Escribe un comentario